VERDADES ETERNAS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creer en Jesús es el primer paso fundamental tal como lo vimos en la primera parte en el cual mencionamos que todo aquel que cree en Jesús tiene vida eterna y el que no cree ya está condenado a una muerte espiritual y eterna. En este espacio profundizaremos el tema de la salvación, así como existen dos caminos  infierno y  vida eterna, también hay dos personajes el que es salvo por fe y gracia, y los que deben ser salvos no solo por fe y gracia. 

ALGUNOS SON JUSTIFICADOS SOLO POR FE

2016 - 1.png
¡Dios te ama, más de lo que crees!

Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres (Tito 2:11).

La fe se conoce cuando creemos en Jesús, y por medio de la fe somos conducidos a la gracia de Dios (Efesios 2:8-9). Es decir, Todos tenemos el privilegio de ser salvos gratuitamente, una muestra del inmenso amor de Dios, en medio del pecado y sin merecer su amor, Él nos ha amado y nos ha dado el privilegio de ser sus Hijos y más porque Jesús al vivir en esta tierra sin pecado, pagó el precio muriendo por los pecadores (Romanos 5:6-11).Esto implica que en Jesús, ya estamos siendo reconciliados con Dios Padre, mas debemos tener en cuenta en la posibilidad de perder este don (salvos por gracia) cuando no disponemos nuestro corazón para vivir conforme a su voluntad.

En algunas ocasiones han existido personas que han estado al borde de la muerte, sea por causa de una enfermedad o accidente, y han decidido creer en Jesús por medio de algún enviado de Dios. Estas personas a pesar de todos sus pecados, no solamente creen, sino que tienen un arrepentimiento sincero y piden perdón, pues solo Él perdona los pecados del mundo y les da el derecho de ser guiados hacia la eternidad,  de tal forma, éstos fueron justificados solo por la fe, como aquel ladrón que estaba en la cruz cerca a Jesús y fue salvo  porque se arrepintió y creyó a última hora; o como el padre de los Judíos “Abraham” en el cual fue justificado también por fe, jamás dudo de las promesas de Dios, todo lo contrario se fortaleció por la fe para la gloria de Dios (leer más en: Lucas 23: 42,43/ Romanos 3:24/ Romanos 4).

Por otra parte, debemos tener en cuenta que no es justificable ser salvos solo por fe, para todo aquel que no quiso creer en Jesús cuando tuvo su llamado y decidió pasar bueno para “arrepentirse de su maldad al final” (Juan 3:16-21)  y tampoco es tolerable que un creyente se deje llevar por la doctrina de los hombres o por la conformidad  de solo creer y más cuando Jesús dijo: ‘Yo soy el camino, la verdad y la vida nadie viene al Padre sino por mi” está es la razón por el cual todo creyente debe conocer la verdad en la palabra de Dios, para que no comamos cuento de nadie y conozcamos la justicia y el verdadero amor en Dios.

LA FE NOS CONDUCE HACER EL BIEN 

944009_10153946424436826_4019853482248849537_n
PH: Astrid Martinez

Jesús es quién nos ayuda el querer como el hacer, por medio del Espíritu Santo, de tal modo que cuando tenemos un encuentro personal con Dios, entendemos lo qué Jesús enseñó y los pensamientos del Padre, por tal razón aquellos que deciden seguir a Jesús con todo su ser entenderán que no solamente podrán ser justificados solo por fe sino por sus buenas obras, más esto no es una maldición ni esclavitud como algunas persona piensan, todo lo contrario, es una bendición obedecer a Dios y hacer todo para su Nombre, todo aquel que decide vivir en el espíritu y tener esa paz que el mundo no puede ofrecer, entenderá lo dicho anteriormente. Aunque claro está, hay que tener en cuenta que todo es un proceso y no podemos perder la fe, sino permanecer firmes en Jesús…”Así, habiendo sido justificados por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por medio de Él tenemos también acceso por la fe a esta gracia, en el cual estamos firmes. Y nos alegramos en la esperanza de la gloria de Dios” (Romanos 5:1-5).

A continuación, iniciáramos el tema “El pecado” que es como el mal aliento, todos lo sienten menos el que lo tiene, una realidad que ha condenado al hombre, antes y después de la venida de Jesús, más ahora tu puedes ser libre de esa condena…

Atrás / Siguiente 

Anuncios