PRIMEROS PASOS ETERNOS

LA BIBLIA RESALTA LA IMPORTANCIA DE CREER EN JESÚS Y  TENER VIDA ETERNA LO QUE IMPLICA DAR LOS PRIMEROS PASOS PARA LLEGAR A ESA RECONCILIACIÓN CON EL DIOS PADRE

16190034262_2cf0836d03_k
PH: Adro Pulido

Dios nos ama más de lo que podemos imaginar, sencillamente porque nos dio su Hijo Unigénito para que todo aquel que crea en Él encuentre el camino a seguir, no se pierda y tenga la vida eterna tal como dice la biblia:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16).

Lee las siguientes citas y dispone el corazón para creer en un Dios que nos ama y es misericordioso, no importa cuánto has pecado o que tan malo te consideres, es el momento de empezar de cero y ser una nueva persona nacida en Jesús, de lo contrario no solamente estarías perdiendo el derecho de vivir después de la primera muerte, sino que podrías morir y ser condenado eternamente.

LOS QUE CREEN VIVEN Y VEN

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él (Juan 3:36).

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? (Juan 11:25-26).

EL QUE CREE VE AL PADRE Y NO PERMANECE EN LAS TINIEBLAS

Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; y el que me ve, ve al que me envió. Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas. Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho (Juan 12: 44-50).

BUSCAD LA PUERTA ANGOSTA Y ETERNA

 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos (Juan 10:9).

Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando, y encaminándose a Jerusalén. Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán… (Lucas 13: 22-30).

Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan (Mateo 7:13-14).

JESÚS NOS DA UN ALIMENTO ESPIRITUAL

Le dijeron: Señor, danos siempre este pan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás (Juan 6:34-35).

Jesús respondió: si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’ tu le pedirías a él y él te daría agua viva (Juan 4:10).

Respondió Jesús: El que bebe de esta agua, vuelve a tener sed. Pero el que bebe del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré en él una fuente de agua (Juan 4:13,14).


CONTINUA CONOCIENDO MÁS ACERCA DE LA ETERNIDAD EN LAS PRÓXIMAS ENTRADAS


Atrás  / Siguiente

 

 

Anuncios