AMAR Y SER AMADOS

Si el mundo se viene encima ¡No importa! ¿Sabes por qué? porque Dios nos dio una identidad, y cuando tenemos una identidad, no importa cuantas personas puedan mentir de quién eres, no importa si hay persecuciones y levantan falso testimonio a causa de los celos o la envidia.

Muchas personas se han apartado por la falta de amor de algunos hermanos en la fe, porque es irónico que el mundo sea tan gentil y nuestros hermanos sean tan hipócritas, fingiendo amarnos cuando en realidad están apuñalando nuestra espalda. 

¿Y nosotros? ¿Realmente amamos cuando conocemos los errores de los demás? ¿Somos más amados por Dios que el hipócrita de mi hermano?

¡Amar no es un tema fácil! pero es una bendición cuando Dios nos da de ese amor inmerecido y nos enseña desde su palabra lo que debemos hacer y una de las cosas que debemos hacer es vivir este mandato: 

“Un mandamiento nuevo os doy: ‘Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros’” Juan 13:34.

Aprendamos amar y ser útiles para el reino de Dios, y todo lo que hagamos debe ser para su gloria.

©Copyright2018

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s